Mindfulness y Reducción de Estrés

 

CURSO DE PRACTICA

DE LA CONCIENCIA PLENA

Y DE REDUCCION DE ESTRÉS

Este curso es una invitación y una propuesta para embarcarnos en un viaje de autodesarrollo, autodescubrimiento, aprendizaje y sanación. Un viaje que durará toda una vida.

Este curso está basado en el programa de reducción de estrés y de relajación del Centro Médico de la Universidad de Massachusetts, creado por Jon Kabat-Zinn.

El curso es una fusión de la sabiduría Occidental y Oriental. De una nueva rama de la medicina conocida como la medicina del comportamiento, que cree que los factores mentales, emocionales,  la manera de pensar y de comportarnos pueden tener un importantísimo efecto en nuestra salud física, mental-emocional y en nuestra capacidad de recuperación de enfermedades y lesiones. Y de la práctica de la Meditación budista de la Conciencia Plena.

 

Objetivo

El objetivo de este viaje es poder conseguir el control de la salud y un cierto grado de paz mental. Es un programa intensivo y auto- dirigido para aprender el arte de vivir conscientemente. Un curso práctico para cualquier persona enferma o sana que busque superar sus limitaciones y alcanzar niveles de salud y bienestar. El programa está basado en una técnica de meditación originaria de las tradiciones budistas denominada Vipassana. En Occidente se conoce como conciencia o atención plena mindfulness.

La atención o conciencia plena consiste en ser consciente de cada instante de nuestra vida. Y nos aporta nuevas técnicas de conocimiento que desarrollan nuestra capacidad de relajarnos y de estar Presente, de prestar atención de cada actividad con consciencia y tener una visión profunda del ser humano.

Este proceso de aprendizaje requiere algún tipo de esfuerzo y de energía por nuestra parte y un compromiso personal.

El estrés constituye una parte natural de la vida y de la condición humana de la cual no podemos escapar aislándonos o anestesiándonos. Con esta actitud lo único que conseguiremos, en vez de solucionar nuestros problemas cotidianos, es que se multipliquen. Enfrentarnos a nuestros problemas es la única manera de superarlos y con la “atención plena” se incrementará nuestro poder de crecimiento, de cambio y de sanación.

Mindfulness es el arte de mirar y de enfrentarse a las dificultades de tal manera que encontremos soluciones eficaces. Armonía y paz interior movilizando todos nuestros recursos internos para afrontar nuestros problemas. Para esto necesitaremos preparación práctica y experiencia personal, desarrollando el arte de vivir conscientemente. Tendremos que revisar nuestras creencias, hábitos y nuestras propias capacidades. Además de la manera en que percibimos el mundo, la vida; y las fuerzas que actúan sobre nosotros, y cómo nos afectan.

Sentirnos amenazados puede generar fácilmente en nosotros una conducta abiertamente hostil con sensaciones de ira, y empujarnos a profundos instintos de proteger nuestra posición para tener la sensación de tenerlo todo bajo control. Aunque consigamos tener el control, sólo será por unos instantes y lo más probable es que conectemos con nuestras inseguridades más profundas, con la posibilidad de que actuemos de maneras autodestructivas o haciendo daño a otras personas, o a nosotros mismos. Algunas de nuestras tensiones más importantes pueden proceder de nuestras reacciones a los sucesos mínimos e insignificantes que amenazan nuestro sentido del control generando una amplia gama de dolor, sensaciones de miedo, frustración, y de inseguridad.

La vida es un continuo fluir y tenemos que cambiar nuestra creencia de que todo es permanente. Todo es impermanente y cambia todo el tiempo afectando a nuestras ideas, opiniones, relaciones, pertenencias, cuerpos físicos, trabajos, y creaciones.

La gran enormidad de sucesos de nuestra experiencia vital es dual e incluye crisis y renacimientos, éxitos y fracasos, desastres y milagros, alegría y sufrimiento, esperanza y desesperación, calma y agitación, amor y odio, salud y enfermedad, etc.

Enfrentarnos a los polos que creemos negativos de la dualidad, a todo lo catastrófico significa encontrar y asumir lo más humano de nosotros. En este curso aprenderemos el arte de abrazar todo lo que se derrumba ante nosotros sin des-empoderarnos y sin perder la esperanza aprender a vernos a nosotros mismos y al mundo con una mirada nueva y limpia, sin filtros que la perturban.

Trabajaremos durante unas semanas para transformar nuestra relación con nuestros cuerpos, nuestras mentes y con nuestros problemas. Aprenderemos a ser más pacientes con nuestras limitaciones y discapacidades, para aceptarnos mejor; a sentir más confianza y soportar mejor tanto el dolor físico, como el psíquico. Nos encontraremos menos inquietos, menos deprimidos y enfadados. Afrontando y gobernando toda la gama de experiencias vitales, incluida nuestra relación con la muerte.

Para poder realizar el programa y llevar a la práctica este cambio no podemos darnos por vencidos, es imprescindible contar con la voluntad de enfrentarse a la catástrofe total en nuestras vidas, en todos los momentos, sean buenos o malos.  Este trabajo requiere por encima de todo una práctica regular y la disciplina de tomar conciencia con atención plena en cada instante.

Cultivar nuestra capacidad de prestar atención al momento presente, considerando la conciencia plena como una lente que recoge las energías dispersas y reactivas de nuestra mente. Y las concentra formando con ellas una fuente coherente de energía para vivir, para resolver problemas y para sanar.

Debemos saber que desperdiciamos cantidades enormes de energía al estar reaccionando de forma automática inconsciente y constantemente.

La energía necesaria para llevar una vida plena está ahí, proviene de nuestro interior y la tenemos siempre a nuestro alcance. Siempre está aquí con independencia de nuestros problemas.

La meditación de la atención plena tiene una esencia universal y constituye básicamente una forma determinada de prestar atención. Se trata de mirar profundamente en el interior de uno mismo. Es una herramienta muy potente para la auto-comprensión y la sanación. La meditación de la atención plena no depende de ninguna religión, ideología, ni sistema de creencias. Tan solo se requiere practicar de 45 a 60 minutos al día (utilizando el material de apoyo, incluido en el curso), durante 6 días a la semana, durante 8 semanas. Todo lo que necesitamos recordar es suspender todos los juicios (hacia los demás y hacia nosotros). Y comprometernos a practicar con disciplina las técnicas mientras observamos por nosotros mismos lo que va sucediendo.

Lo que aprendamos vendrá básicamente de nuestro interior, de nuestra propia experiencia, al irse desplegando la vida momento a momento. Lo que experimentemos y aprendamos no vendrá de ninguna creencia, autoridad o Maestro. Somos nosotros mismos los mejores expertos y maestros de nuestra propia vida, de nuestro cuerpo y de nuestra mente.

 La meditación de la Conciencia Plena es un viaje que nos lleva a averiguar quiénes somos, y a descubrir nuestras capacidades y nuestra esencia.

“Se puede observar muchísimo con solo mirar”

                                                                      Yogi Berra

Inscribete Aquí